TRATAMIENTO CON ÁCIDO HIALURÓNICO

Rehidratación cutánea. Rellena y alisa la piel , previniendo las arrugas.

Seguro

Resultado natural

El ácido hialurónico es un gel que se aplica mediante pequeñas inyecciones depositando una pequeña cantidad de producto en determinadas localizaciones. Es totalmente biocompatible y reabsorbible. Con el envejecimiento el ácido hialurónico contenido en nuestra piel se va perdiendo y por ello la piel pierde tersura.

El ácido hialurónico es una sustancia biocompatible y reabsorbible, que de forma natural se encuentra en los tejidos de los seres humanos. Con la edad la cantidad presente va disminuyendo, dando lugar, entre otros efectos, a la aparición de signos del envejecimiento. Actualmente, esta sustancia es ampliamente utilizada en estética. Tiene diferentes fines como la rehidratación cutánea, la prevención de las arrugas y para tensar, rellenar y alisar la piel de cara, cuello, escote y manos. En algunos casos, su inyección a mayor profundidad consigue una voluminización más profunda que ayuda a restablecer el volumen perdido con el paso de los años, además de recuperar y redibujar la forma del óvalo facial. El ácido hialurónico se integra perfectamente en los tejidos, lo cual contribuye a conseguir una mejora en el aspecto con resultados muy naturales.

MINIMAMENTE INVASIVO

Es una técnica rápida, sencilla, que puede realizarse en cualquier persona y en cualquier época del año. Además, puede combinarse con otros tratamientos en una misma sesión. La inyección del material puede ser ligeramente dolorosa, por lo que habitualmente se aplica una anestesia tópica previa a la inyección. Además los productos suelen llevar incorporado un anestésico. Las complicaciones son escasas, y las más habituales es la aparición de algún hematoma o de cierto hinchazón en los días posteriores a la realización del tratamiento.

El tratamiento está indicado para mujeres y hombres de cualquier edad que deseen realizar un tratamiento con resultados naturales y que estén preocupados por la hidratación cutánea, las presencia de arrugas superficiales o profundas o por la pérdida de volumen y del contorno del óvalo facial.

Actualmente existe una amplia variedad de productos con diferentes cualidades, de forma que su utilización de forma individual o combinando varios productos diferentes, permite conseguir una solución estética individualizada en función de las necesidades, aspiraciones y deseo de cada paciente.

Con este tratamiento puede conseguirse una rehidratación cutánea profunda, mejorar la elasticidad, firmeza y brillo de la piel, corregir las arrugas finas y superficiales (líneas periorales, frente, patas de gallo), corregir y mejorar arrugas más profundas (pliegue nasogeniano, líneas de marioneta, entrecejo, y arrugas periorales), perfilar, evertir o aumentar el volumen de los labios y restaura y remodelar el volumen facial que se va perdiendo de forma natural con el paso de los años (sienes, mentón, pómulos…)

Los resultados se observan parcialmente de forma inmediata, observándose su máximo efecto a las 2 semanas y su resultado y duración varían en función del producto, del paciente y de la zona y la profundidad a la que sea inyectado. Al ser un relleno reabsorbible, el producto se va degradando lentamente tras su inyección, manteniéndose sus efectos entre 9 y 18 meses. Tras este tiempo, se recomienda la realización de sesiones de mantenimiento para mantener y potenciar los resultados obtenidos.